¿Alguna vez te has preguntado cual es la historia de las computadoras de escritorio o de dónde vienen?

Hoy en día es muy común ver mínimo un equipo de cómputo en casa y ni hablar de la oficina donde se han convertido en el instrumento fundamental de tu trabajo, pero revisemos un poco de su origen y de sus características que las hacen hoy en día indispensables para el ser humano.

La “computadora de escritorio” es un tipo de computadora personal, diseñada y fabricada para ser instalada en una ubicación fija, en ella encontramos dos tipos principales de equipo de escritorio:

Computadoras de uso doméstico en hogares.

Computadoras de oficina para los usuarios de una empresa.

En un principio los microprocesadores ocupaban una habitación completa, esto llevo a la sugerencia de que una computadora debía caber en un escritorio y prácticamente ser como un juguete.

Partes de una computadora de escritorio

Las partes básicas en un equipo de escritorio son, el CPU (en español central de procesamiento), el monitor, mouse y teclado, con ellas puedes iniciar cualquier tarea básica en tu equipo, aunque también tenemos otros periféricos que se han convertido en una necesidad no tan obligada, pero si funcional, por ejemplo: las bocinas, impresoras, lector de CD ROM e incluso discos duros externos.

Actualidad

En la actualidad los equipos de escritorio han evolucionado mejorando su tamaño y adaptándose a las nuevas tecnologías, convirtiendo algunos modelos en los famosos TODO EN UNO, donde dentro del espacio de la pantalla contamos con el CPU, puertos, lectores de CD entre otras características ya integrados en un solo hardware logrando optimizar el espacio que ocupa el dispositivo.


Deja un comentario