¿Te gustan las historias de terror? Seguramente si, pero te puedo apostar que no te gustaría ser el protagonista de alguna ¿Verdad?… y ahora que vampiros y hombres lobos nos han dejado de dar miedo para convertirse en el crush de millones de jovencitas, ¿cuál creen que podría ser en 2019 una buena historia que pudiera ponernos los pelos de punta? Damas y caballeros prepárense para conocer nuestra historia titulada “Vacaciones de TEC-RROR”.

Todo comenzó un fin de semana de abril, Rubén un joven de 19 años y su familia se preparaban para poder tener vacaciones de Semana Santa, el plan era sencillo: 3 días en un balneario de Hidalgo y listo, pero no todo salió tan bien, no claro que no.

Todo comenzó el jueves en la noche, la mamá de Rubén le pidió dormir temprano ya que su viaje comenzaba a las 5 am del día siguiente, y ¿Rubén hizo caso?… Obviamente no, se quedó jugando en su celular hasta muy tarde y no previno el desastre que vivió después, desvelado y medio adormilado tomó su mochila y subió a la camioneta, se sentó y el carro comenzó a avanzar, media hora después y aburrido de las pláticas familiares de la abuelita y el imperio que va a heredar a cada uno de sus hijos, Rubén decidido a ponerse sus audífonos y hacer que su mente volara lejos de ahí… pero esperen, ¡Detengan todo!

Rubén abrió su mochila y ¡oh por Dios! No estaba su cargador, ni su pila extensible, tampoco su inseparable Nintendo de mano, ciertamente esa no era su mochila si no mas bien una de su mamá que solo tenía medicinas y pomadas contra el sol y otras chucherías. Por si fuera poco el pobre Rubén solo tenía 20% de pila y no solo iba a morir su celular si no él también.

¿Qué podía hacer Rubén? ¿Fingir enfermarse para que regresaran todos? No, eso no va a funcionar-pensó-, ¿llorar y pedir de rodillas que regresen? Mmmm… tampoco es viable, me van a mandar a volar, -pensó más-, o ¿sentarse y llorar en silencio? Seguro eso me pasará -se dijo así mismo: morire desconectado del mundo-.

Él sabía que viviría 3 días de puro terror, y por su cabeza solo pasaban ideas una tras otra:

  • ¿Si me pierdo en medio del cerro cómo sabre regresar sin GPS ni mi luz del flash?
  • Seguramente me van a cortar después de que no le escriba a mi novia psicópata 3 días seguidos
  • ¿Habré ganado la apuesta del clásico?
  • Ni hablar de las selfies, como me voy a tomar mis fantásticas historias de Instagram, seguro ha terminado mi carrera de influencer.
  • Si no tengo con qué distraerme, Dios mío mi tía me volverá a preguntar si ya me voy a casar y mi abuelita me pedirá nietos otra vez.
  • Llévame ya mejor, Diosito
  • Para que nací…
  • Etc…

Y justo cuando nuestro pequeño protagonista estaba a punto de colapsar, llegó super mamá, le dio un pequeño golpe en la espalda y le dijo: “aquí está tú bolsa Rubencito tranquilízate que te vas a desmayar, me asustas”.

Tú no seas como Rubén, en estas vacaciones ten preparada tu maleta con todos tus dispositivos y accesorios, pásala increíble y comparte cada momento en tus redes.

Si algo te hace falta aún estás a tiempo, ven y toca la puerta en Noknoc nosotros te ayudaremos.

Categorías: Holidays

Deja un comentario