Después de un día pesado de estudio para el primer parcial, Carlotha decidió tomar una pausa para distraerse un poco. Salió al parque a cazar Rockemones de su juego favorito “Monster World”, cuando tropezó y el teléfono salió volando de sus manos, al ver el display estrellado comenzó a llorar desconsoladamente. De pronto, un extraño y reconfortante viento rozó su rostro y secó sus lágrimas, al abrir los ojos… aaaaaaaaaaaaaaah * Léase como canto angelical* 

¡Un smartphone nuevo!

Pero, pero no esperes a que el viento milagroso te traiga un Smartphone nuevo, compra el tuyo en Noknoc.  

Categorías: Interés