Era una fría noche de otoño, Agustin, frente a su AlienWare llevaba horas tratando de ganar la última batalla de su videojuego favorito “La Guerra de los planetas”. Era tan buena su experiencia  que no se dio cuenta de que su computadora lo llevará más allá que solo un videojuego.