El fin de semana pasado tuve una videopijamada con mis mejores amigas porque después de dos meses sin vernos había mucho chisme que contar.  

Cada una se puso al día de su vida, hasta que llegó el turno de mi amiga Naat.  

Nos contó una hermosa historia de amor que OBVIO es digna de contarla por acá. Ya saben que soy una cursi de lo peor y que me encantan todas esas cosas románticas.  

Bueno pues, un hermoso día Naat salió a hacer el super. Su medio de transporte es el metro y siempre detesta viajar en él, pero aquel día era muy diferente todo, pues había un chico mega guapo (dice ella) que venía muy entretenido jugando con su PSP.  

Después de un par de estaciones, el chico se bajó, olvidando su celular. Cuando Naat se percató de eso, agarró rápidamente el teléfono e intentó bajar del metro pero las puertas se cerraron y para la mala suerte (o buena) el cel ya no tenía batería para intentar regresarlo en ese momento.  

Al volver a casa, buscó entre sus cosas algún cargador que pudiera ser compatible con el cel y lo puso a cargar.  

En lo que se preparaba para dormir, sonó su canción favorita pensando que le había entrado una llamada a su celular, pero ¡Era el celular del chico!  

Rápidamente lo contestó y sí, era él super desesperado por recuperar su teléfono. Así que quedaron de verse en la misma estación del metro y ahí nació el amor.  

Él la invitó a cenar, platicaron y resulta que tienen muchísimas cosas en común (aparte del mismo tono del celular) y ya van para la siguiente cita.

¿A poco no es una historia hermosa?   

Si tú perdiste tu cel y no encontraste al amor de tu vida. En Noknoc puedes encontrar smartphones a un super precio!