Era un jueves lluvioso de septiembre, estábamos en la sala de mi amiga Naat, su ligue del metro y yo.  

Sin nada que hacer se nos ocurrió salir a pueblear a algún lugar de México. Para decidir el destino, escribimos el nombre de Pueblos Mágicos y los metimos a una pecera para seleccionar al azar, el tercero sería el ganador.  

Papelito número 1: Tepoztlán, Morelos. 

Papelito número 2: Cuetzálan, Puebla. 

Papelito ganador:  San Miguel de Allende  

Cada quien pasó a su casa para empacar una mochila con lo necesario y ¡FUUUGA! 

Siempre es super necesario cargar con un GPS por si en la carretera se nos va la señal de Maps, como fue en nuestro caso, afortunadamente en la guantera había uno y eso fue lo que nos salvó el viaje.  

También se me ocurrió grabar el recorrido de la carretera, para poder captar el bello atardecer y las montañas, así que monté mi cámara aventurera en el tablero del carro y ¡wooooh!  

Visitamos la famosa catedral y nos tomamos unos tragos en el centro.  

Y ya que el lugar y el atardecer anaranjado se prestaban para una sesión de fotos romaaanticas , mis amigos me pidieron que les tomara algunas, al final me pagaron con unos deliciosos esquites (qué bueno que llevé mi cámara). Al final no estuvo tan mal ser el mal tercio.

Creo que ha sido el fin de semana más cool de este 2020

Compra tus gadgets de viaje en Noknoc