Faltaban pocos meses para que mi novio y yo cumpliéramos 3 años, casi todos los días yo jugaba con él a recordarle día y noche nuestra fecha, obviamente para que no se olvidara de este día tan importante. 

Y así pasó un mes tras otro hasta que llegó nuestra fecha esperada: noviembre; yo estaba súper tranquila en mi cuarto viendo una serie cuando entró mi mamá diciéndome: “Mañana es tu aniversario con Luis, ¿verdad?’” en ese momento salté de la cama como una loca.  

¡Qué, no puede ser… en qué fecha estamos! -Le dije a mi mamá- y ella respondió: “Qué te pasa, estamos a 3 de noviembre”, tenía solo 7 días para conseguir algo para él, yo la que día y noche le recordaba la fecha, la olvidé por completo. 

Estaba pensando y pensando en que podría darle, les juro que estaba a punto de inventar cualquier excusa y literal darle dinero para que él se comprara algo bonito jaja. Obvio me iba a matar porque se daría cuenta que lo olvidé. 

Pero de repente recordé que semanas atrás me comentó que quería una Tablet para trabajar, pero como sus papás viven fuera de la ciudad viaja mucho a verlos y por esto buscaba algo que le ayudará a trabajar mientras iba en camino.  

Así que le hablé a mi mejor amigo, a él le encanta todo eso de la tecnología y sabe mucho le comenté que era lo que buscaba y él me dijo lo siguiente: 

¡Tranquila! No te estreses amiga métete a la página de Noknoc, y busca la Tablet Lenovo LV 10 4G, aparte aprovecha los descuentos que tienen por su Nokviembre de terror. 

No lo pensé dos veces y busqué la página y el producto; no podía creer el precio en el que estaba, era el regalo perfecto y sobre todo no afectaba a mi bolsillo.  

No tardé ni dos segundos y realicé mi compra rápida y segura, aunque estaba un poco nerviosa ¡Llegó perfecta! Hasta unos días antes de la gran fecha especial. 

Si un día te pasa o necesitas comprar algún equipo, te recomiendo 100% Noknoc, tiene productos de las mejores marcas y a precios increíbles. Te aseguro que encontrarás lo que necesitas.  

Ah y si te preguntabas sobre que me regaló y si mí técnica funcionó, lamento decirte que… ¡Se le olvidó! Jaja así que después de todo no me sentí tan mal, aunque este secreto es entre tú y yo.